banner
banner
Publicación Humorística de Cuba - fundada en su versión impresa desde 1961
 
menu menu menu menu menu menu menu menu menu
     
Entrevista: María Elena Fotos: Perfecto Romero

 

CONFESIONES DE CHACÓN Y WILBER

    Cuando Wilber Gutiérrez llegó a la redacción de Palante, salvo quienes sabíamos que sería el entrevistado, nadie lo reconoció. Y es que este humorista en nada se parece al carpintero Chacón, personaje que interpreta en el programa Vivir del Cuento, porque entre ellos hay una diferencia abismal. Puede verlo usted mismo en las fotos.
Wilber es tímido, diría que hasta penoso y sin embargo muy ocurrente, pero dejemos que sea él quien nos cuente cómo llegó  al humor y por supuesto a interpretar a ese Chacón que tanto nos divierte.

 

¿Quién es Wilber Gutiérrez?
   Yo digo que soy un guajiro con suerte. Nací en Contramaestre y me desarrollé en la Isla de la Juventud, allí estudié Técnico medio en Economía. Cuando vino mi primer hijo comencé a trabajar en una base de almacenes donde, por suerte, había un movimiento de aficionados muy fuerte.
Desde niño actuaba sin tener conciencia de lo que hacía, encarnaba personajes e incluso me inventaba historias, te estoy hablando de los 6 o 7 años de edad. Además, en las fiestas familiares era el centro de atención.

 

Con estos antecedentes, cuando se hizo la captación para integrar el grupo de teatro, me presenté, aunque no pensaba que me aceptarían, pues la maestra lo que vio fue a un guajirito asustado con el bejuco en los pies. Lo voy a apuntar, pero este no me va a dar ni para el chicle, pensó.
   Bueno, al final terminé haciendo el protagónico de la obra, recuerdo que se llamaba Armonía para dos. A esa profesora le debo los elementos básicos de la actuación.

¿Cómo llegas al humor?
    Siempre me gustó hacer chistes y hacía reír a la gente.  Estando en el grupo de teatro me captan para formar parte de uno  humorístico que se llamaba Los Chuscos y que era, además, el que mejor despuntaba en esos momentos, allí estuve  hasta que vine para La Habana.
   Ya estando aquí comienzo a trabajar en algunos lugares donde me invitaban y aunque me daba muchísima pena, lo hacía porque era una manera de no perder el contacto con lo que me gustaba.  Y también de mantener a mi familia. Déjame decirte algo: soy una persona muy tímida, tengo que escudarme detrás de un personaje para poder hacer humor.
 ¿Y a la televisión?          
   Llegué a la televisión con el programa Los amigos de Pepito. El casting se hizo en el Pabellón Cuba, fui hasta allí casi a rastras, empujado por mi esposa que es mi locomotora y por algunos amigos. El problema era que me aterraba que a la convocatoria habían acudido humoristas que ya tenían alguna trayectoria. Pero, guajiro con suerte al fin, llegué hasta el final de la competencia. Esa fue mi primera aparición en la TV.
 
Vivir del Cuento
   Bueno, los mismos que dirigían Los amigos de Pepito realizaban el programa Vivir del Cuento, y como ya me conocían me invitaban  a cada  rato. Al principio hacía pequeños papeles de viejitos, hasta que me conformaron el personaje de Chacón, que para suerte mía ha tenido muy buena aceptación.
 ¿Te reconocen en la calle como Chacón?
   No, la gente no me reconoce, pero una vez que me identifican porque me han visto con el maquillaje, se me acercan mucho para saludarme, lo que me hace muy feliz.
¿Qué tiempo pasas entonces en maquillaje?
   Muy poco, casi nada, son especialistas y lo hacen hasta con los ojos cerrados.

    Mientras le doy un rápido vistazo a la cámara, desaparece Wilber y toma su lugar Chacón. Increíble, ahora tengo que preguntarle a este personaje.

Chacón, según Pánfilo Epifanio, usted es uno de los más pudientes del barrio…
   No, no, Pánfilo está equivocado. Eso es envidia que me tiene el viejo ese. El problema es que yo me busco los pesitos a mi manera. Él está machuca'o sentado en su casa con su pasmadera y no lucha, tiene que luchar como yo, ¡mira que yo le he propuesto negocitos!, pero no quiere saber de eso, su lucha  es nada más que con la bodega, la libreta y el pan.
Hay quienes dicen que usted no paga la ONAT y por eso tiene…
   No, no, no, yo sí pago la ONAT, lo que hay que buscarle la vuelta, porque usted sabe... la ONAT está igualitica que la OTAN.
¿…?
Y con Facundo cómo le va, porque usted no siempre hace sus trabajitos por la derecha…
   Ese me tiene entre ceja y ceja, pero fíjese, yo no cometo ilegalidades. Lo que pasa es que soy ambidiestro: lo mismo lucho por la izquierda que por la derecha.
Si usted es carpintero, ¿por qué no regresa a Contramaestre?, allí hay una mayor masa forestal.
   Jeje, ni amarra'o, es más, si me amarran para llevarme, muerdo la soga.
¿Qué les aconsejaría a los carpinteros por cuenta propia?
   Que trabajen con calidad porque el cliente exige y para cobrar caro como yo, hay que hacer las cosas bien.
¿Y a los lectores de Palante?
   Que es un orgullo para mí salir en este periódico que gusta tanto y que les deseo  que el 2016 sea un año donde se cumplan todas sus metas, que tengan mucha salud y amor. Es lo más importante.

 

    Protección de datos |  Avisar a un Amigo