banner
banner
Publicación Humorística de Cuba - fundada en su versión impresa desde 1961
menu menu menu menu menu menu menu menu menu
 
Cuentos de Humor

Hola, aquí podrán disfrutar de los textos llenos de humor y sabor de los escritores de Palante. En el listado aparecen los autores y su obra, con solo dar un clic podrás reir y apreciar la genialidad e ingeniosidad de sus creadores !!!
 
     
 

EL TRAPITO
Por: Mercedes Azcano Torres

   La ambulancia abrió las puertas y desde la camilla Betty escuchó las alarmadas voces del médico y la enfermera.  La paciente no podía abrir los ojos, mucho menos hablar, pero necesitaba contar lo sucedido.
   Y es que ese fatídico día, cansada de caminar por las tiendas, decidió almorzar en una cafetería. El dependiente, solícito, acudió a tomar el pedido (hecho extraordinario en los tiempos que corren).
   Mientras Betty se decidía entre un pollo frito y unos spaguettis, el hombre sacó del bolsillo trasero de su pantalón un pañito mugroso y se dedicó a matar moscas.  El trapo de color gris ratón con manchas de grasa exhibía unos artísticos agujeros por los que escapaban divertidas las susodichas.
   No obstante, el cazador logró exterminar tres y agotado por el esfuerzo se secó el sudor con el trapito.  Asqueada, Betty optó por el pollo y un jugo. Y el muchacho al regresar con la orden limpió la mesa con el paño, antes de secar el líquido que goteaba del vaso.
   Mentalmente la clienta se juró no probar el jugo, pero como sufría mareos por la debilidad, se vio obligada a aceptar el pollo. Enfrascada en cortarlo con el cuchillo observó horrorizada como el dependiente cogía el plato vacío de una mesa y, sin lavarlo, le pasaba el trapo para servir la hamburguesa del pedido de otro cliente.
   Fue tanta la indignación que se le resbaló el cuchillo y se cortó el dedo.  Como siempre le ocurría al ver la sangre, se desmayó y el empleado corrió a ayudarla. En su nerviosismo el hombre estornudó y se limpió los mocos con el ripio. Por fortuna, la ayuda llegó rápidamente y ahora, en el hospital, Betty, por fin abrió los ojos.
   Antes de que pudiera narrar lo ocurrido, la amorosa enfermera le dijo:
-Ya su presión está estabilizada, y por el dedo no se preocupe, que no perdió tanta sangre porque el empleado de la cafetería se lo envolvió en un paño…

                                                                                                                                

 
 

 

 
 

ASUNTOS LEGALES

COMO EN LAS PELÍCULAS

DISCURSO DE AGRADECIMIENTOS

COLCHONES CON RELLENO

 

EL GRAN MUSEO DEL GATO

EL LIBRO DE LOS RÉCORDS PALANTINNESS

ANATOMÍA Y AGRUPACIONES MUSICALES

LIPOGRAMAS EN LA SALSA DE HUMOR


SE CONOCÍAN DESDE SIEMPRE

    Protecciˇn de datos |  Avisar a un Amigo