banner
banner
Publicación Humorística de Cuba - fundada en su versión impresa desde 1961
menu menu menu menu menu menu menu menu menu
 
Cuentos de Humor
 
     
  EL NASOBUCO  
   Por IsCaJim  
 

   Como nos interesa llegar hasta la comprensión de todos los lectores, sin excepción, por si acaso llegara a la Tierra un alienígena que no supiera lo que es un NASOBUCO, explicaré que es ese aditamento de tela u otro material apropiado que se usa para impedir que por la nariz o la boca penetren microorganismos patógenos. Ha sido desde hace una longaniza de años el elemento que ha figurado en los rostros de cirujanos y demás personal de la salud, en cualquier sitio donde pueda existir peligro de transmitir algún germen de una persona a otra o respirarlo del ambiente. Aclarado esto al extraterrestre, prosigo.
  En algún texto humorístico leí un chiste que decía más o menos así: ¿Saben por qué los cirujanos se tapan parte del rostro? Y respondía: Para que no lo reconozcan. Obviamente es una broma de esas que se hacen generalmente sin mala intención.

LO QUE VA DEL NASOBUCO AL CALZONCILLO

   Todo el mundo civilizado y el (“incivilizado” también) sabe lo importante que es como protección para la salud. Hace pocos meses salvo casos muy raros de alguna enfermedad en un individuo, nadie usaba nasobuco en lugares públicos. Con la pandemia de Coronavirus 19, esta prenda ha adquirido una popularidad mundial sin precedentes en la historia, en corto tiempo.  
   En el caso cubano, no hace mucho llamaba la atención toparse en la vía pública con una persona que llevara encima un nasobuco; ahora lo raro es ver un nasobuco que no tenga debajo a una persona. Se ha vuelto (y esperamos que no sea por largo tiempo) una pieza tan indispensable para el hombre como el calzoncillo. Y diría que más, pues no se me ocurre ninguna situación en que la ausencia de calzoncillo pueda costarle la vida a nadie. Sin embargo, la carencia del citado tapador de nariz y boca puede ser letal. De más está decir que el ejemplo del calzoncillo es solo aplicable a los individuos del sexo masculino.

EL TAMAÑO Y OTROS DETALLES DE AQUELLO
   Volviendo al uso normal de esta prenda, me he fijado y como la confección ha recaído tanto en talleres con normas profesionales de producción, como en costureras y costureros improvisados, y hecho con los materiales salvados del cajón de los “trapitos”, se nota una nutrida variedad en las medidas, pintas y modelos.
   Predominan los que se siguieron fielmente las instrucciones ofrecidas por T.V., pero la mayoría tiene dimensiones desde los que pudiéramos llamar un mini-nasobuco o “tangabuco, (haciendo precario equilibrio entre la punta de la nariz y el labio), y el caso contrario, en que a quien lo hizo le sobraba tela y salió un protector, que le puede servir hasta para amamantar a un bebito sin que a la madre se le vean los pechos.  
   En materia de colores predomina el blanco o el verde-hospital, pero la gama de tintes es infinita, desde el negro hasta los tonos brillantemente “escandalosos” (dicho en sentido figurado, porque los nasobucos no solo son mudos, sino que a veces al que lo lleva puesto muy ajustado no se le entiende ni jota de lo que dice).
   ¿Y las pintas? Bueno, en eso hay mucha tela por donde cortar (también dicho en sentido figurado). Empezando por las que traía el “trapito” original, sobre todo si era una blusa vieja femenina: bolitas, rayitas, florecitas ¡bellísimas!, etc., hasta aquellos sobre un fondo de color entero donde alguna esposa imaginativa bordó algo que lo hiciera destacarse como único.
   Me han contado (no los he visto aún), que hay artistas del pincel que decoraron el suyo con tanto talento como para luego mandarlos a una galería de arte.  Y dicho esto, se me ocurre la posibilidad de que cuando esta penosa situación mundial pase y todo regrese a la normalidad, hacer una selección nacional de los más originales y artísticos, para una gran exposición en homenaje a la victoria sobre el virus.
   Soy de los más optimistas en este sentido; claro, contando con que el señor Trump recapacite y coopere con ese combate en favor de la vida y la salud, y deje su descocada obsesión por hacer guerras, bloquear, y todas esas locuras que ha desplegado hasta ahora, sin importarle realmente ni su propio pueblo.
    Y pasando a los animales, hay quien ama tanto a su perro, que en vez de bozal, le ha puesto un nasobuco. En este caso sería un “hocicobuco”. Otras mascotas me parece que resultan más complicadas para proteger con tal prenda. Empezando por los gatos. Pero… ¿se imagina gente que tiene una cotorra, o una jicotea?
   Por ahí pa`llá, quedaría mucho por comentar, pero el espacio dedicado a este tema, se acabó y la Directora tiene una tijera muy afilada. Así que: “Hagsthha prhongtho, ammhighos lhecthodes” (lo pronuncié con el nasobuco puesto).

 
     
   
     
  TÍTULO: PRÉSTAMO EN AÑO BISIESTO  
 

Por: Mercedes Azcano Torres

   Mientras ponía a enfriar las cervezas para su fiesta de cumpleaños, Lalo embromaba a su amigo Ismael. Le decía que aunque nacidos en el mismo año, él cumplía muchos menos, por la rara circunstancia de que su primer berrido lo había lanzado un 29 de febrero. El otro, picado, reaccionó: 
–Por eso tu abuela quería inscribirte el día 1 de marzo, no solo para bautizarte con el nombre de Rosendo, tu bisabuelo, sino también por temor a las desgracias. Que en año bisiesto se hundió el Titanic, comenzó la Segunda Guerra Mundial, y para ponerle la tapa al pomo estamos año de la Rata de Metal, según el horóscopo chino
   Lalo se defendió de inmediato:
–A mucha honra, que los chinos asocian ese signo a la prosperidad y la persistencia, además, los irlandeses nos consideran bendecidos a quienes nacimos en bisiesto.
– Ya lo dijiste: Irlanda, pero en Cuba lo que puede ser es que se te atrase la jubilación, o que te quiten años en la libreta de abastecimiento y…
    Lalo lo interrumpió:
–Hablando de la libreta, me recordaste que tengo que buscar el café en la bodega y después, pasar por la tienda a comprar una caja de leche evaporada, para que mi sobrinito Douglas se tome su café con leche y se acueste tempranito esta noche. Que la ha cogido con preguntarme por qué, con tanto que le gusta el café con leche, de pequeño le daban leche en la bodega y no le tocaba café, y ahora, después de los siete, que recibe un paquete de café, ya no le toca leche…
    En eso entró en la cocina Martica, la hermana de Lalo, preguntando por los panes para los bocaditos, con el afán de provocarla, Ismael preguntó:
–Marti, dime qué crees sobre la dicha de nacer un 29 de febrero, porque fíjate que hay una frase que reza “Año bisiesto, año siniestro”, y es que en años así ocurrieron los asesinatos de Mahatma Gandhi y John Lennon.
–Qué claro que sí es una felicidad, para empezar los años bisiestos vivimos 366 días, es decir uno más de los normales que son de 365. Y fíjate, Lord Byron, poeta ilustre, nació en el año 1788, bisiesto, y para alegrarnos más, en este 2020 celebraremos los Juegos Olímpicos de Tokio.
   “Vaya argumento el de mi hermana, ni que yo fuera deportista, pero al menos por una vez se ha puesto de mi parte”, pensó Lalo, en lo que sacaba el pomo de pasta de bocaditos del refrigerador. Alcanzándole la bolsa de los panes, Ismael intervino:
–Bueno, es verdad que te has ahorrado plata al no hacer fiestas, pero también te has perdido un montón de regalos de los amigos.
–Si son como los que haces tú, me alegro, que todavía me acuerdo de tus memorables obsequios: una pelota de voleibol ponchada, un tubito de desodorante convoyado con un sartén, y un par de medias disparejas, que me obsequiaste hace años.
–Siempre tan exagerado –ripostó Ismael- hoy por la noche te voy a sorprender con el regalo que te compraré, pero eso sí me hace falta un préstamo.
– ¿Para comprarme mi propio regalo? –preguntó sarcástico Lalo– ¿Y cuándo me lo devolverías?, ahhh ya sé, el próximo 29 de febrero…pues mira, te responderé con una frase parecida a la tuya: “Año bisiesto, dinero no presto”.                                                                                                                              

 
     
   
 

 

 
 

ASUNTOS LEGALES

COMO EN LAS PELÍCULAS

DISCURSO DE AGRADECIMIENTOS

COLCHONES CON RELLENO

 

EL GRAN MUSEO DEL GATO

EL LIBRO DE LOS RÉCORDS PALANTINNESS

ANATOMÍA Y AGRUPACIONES MUSICALES

LIPOGRAMAS EN LA SALSA DE HUMOR


SE CONOCÍAN DESDE SIEMPRE

    Protección de datos |  Avisar a un Amigo